Categorías

MONEDAS DE PÉREZ

LEYENDAS

-----------------------------------

-----------------------------------

AGUAMARINA:    Propiedades de las piedras naturales - Lola Joyas

 

 

PROPIEDADES FÍSICAS:

 

La aguamarina es la variedad de color azul verdoso pálido del berilo. Se trata de una gema muy apreciada en joyería, aunque de menor valor que su hermana la esmeralda. Su color y brillo recuerdan al agua del mar.

El tono azulado de la aguamarina se debe a la presencia de Fe2+; mientras que el verdoso se debe a las inclusiones de Fe3+

El berilo es un mineral de origen magmático asociado a rocas graníticas, por lo que sus variedades, como la aguamarina, también lo son. Este mineral se origina en la fase pegmatitíca, normalmente a temperaturas entre los 1000ºC y los 600ºC. También se puede formar en yacimientos hidrotermales, asociado con otro tipo de piedras utilizadas en joyería.

 

 

Propiedades de las piedras naturales -Lola Joyas        Aguamarina tallada.

 

 

ETIMOLOGÌA E HISTORIA:

 

 

El nombre aguamarina viene del latín, aqua marinā, agua del mar. Su nombre hace referencia a su color.

Debido también a su color, la aguamarina se conocía antiguamente como La Piedra del Marinero. Antiguamente los marineros la llevaban como talismán contra el mareo y las tempestades. Estando asociada con el mar y con el elemento Agua. Desde tiempos inmemoriales ha sido la piedra de la clarividencia. Las hechiceras del mar limpian la piedra  en el agua del océano de noche, bajo la Luna llena.

El aguamarina aparece mencionada repetidas veces en los Vedas, los cuatro libros sagrados de la India, especialmente en la Ayurveda, el tratado de medicina. En el que se señala como eficaz remedio contra las infecciones internas y externas.

También se las menciona en las antiguas tradiciones como una de las gemas integrantes del pectoral de Aarón, el primer sumo Sacerdote de los hebreos.

Durante la edad media, los alquimistas pensaban que la aguamarina prevenía la retención de líquidos y que mejoraba la digestión. También se creía que esta piedra actuaba como antídoto de cualquier veneno.

Desde la antigüedad y especialmente en la Edad Media existen testimonios de algunos de los benificios que aportaba este cristal. La aguamarina se empleaba como amuleto para asegurar un matrimonio feliz y se regalaba a los novios el día de su boda; también se le consideraba amuleto para los amantes, pues se decía que aseguraba la fidelidad. Se le atribuían virtudes curativas en casos de dolor de garganta o enfermedad de las encías, por ello con frecuencia se llevaban collares de aguamarina para evitar los dolores de muelas.

Más cerca de nuestra época, el aguamarina conoció su periodo, quizás, de mayor auge en la corte de los Borgia, donde se utilizaba para el tallado de las tristemente célebres copas utilizadas por la familia.

 

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS:

 

Es una piedra de paz, alegría y felicidad, especialmente en relaciones. Se obsequia como una prenda de fidelidad o amistad. Las aguamarinas intercambiadas por las parejas ayudan a suavizar el camino de sus interacciones y, es un regalo mágico muy apropiado y tradicional, para que un novio lo ofrezca a su novia el día de su boda.

Se usa como amuleto protector cuando se navega o se vuela sobre agua. Los pescadores y navegantes la han convertido, desde hace tiempo, en su amuleto especial contra el peligro, tormentas, etc.

Eficaz contra quemaduras, llagas, úlceras, golondrinos y todo tipo de heridas surpurantes; también alivia jaquecas y cefalalgias y calma los espasmos, convulsiones y calambres de origen nervioso.

A nivel emocional facilita el dialogo entre personas distanciadas entre sí y, promueve la reconciliación de aquellas afectadas por una discusión o rencilla familiar. Al igual que el ágata rosa, resulta ideal para personas a punto de tomar una decisión o enfrentar un hecho conflictivo, como comparecer frente un tribunal o rendir un examen.


Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Confirmar

Entrar a la tienda

Recuperar contraseña

Newsletter

Redes Sociales

.

.

.

.